hacer

oÍr

ver

#MIEL#YOGA

#ESPACIO

astrónomos vs. astrólogos

Surcando los espacios siderales de la web nos topamos con este demoledor manifiesto que armaron 186 académicos 18 de ellos con un Nobel bajo el brazo indignadísimos con las predicciones planetarias y lunares.

Tamaño del texto a a a escala de grises
Los científicos de diversos campos estamos preocupados por el incremento en la acogida de la astrología en muchas partes del mundo. Nosotros, los abajo firmantes –astrónomos, astrofísicos, matemáticos, físicos e investigadores de otras ramas del saber–, queremos prevenir al público sobre la aceptación incondicional de las predicciones y consejos dados privada y públicamente por los astrólogos. Los que quieran creer en la astrología deben saber que no existe fundamento científico para su creencia.

En la antigüedad las personas creían en las predicciones y consejos de los astrólogos, porque las astrología formaba parte de su visión mágica del mundo. Veían los objetos celestes como moradas y presagios de los dioses, íntimamente conectados con los sucesos que ocurrían aquí en la Tierra; no tenían ni idea de las grandes distancias que nos separan de los planetas y las estrellas.

Ahora que esas distancias pueden ser calculadas, vemos lo infinitamente pequeñas que son las influencias gravitacionales –y de cualquier otro tipo– producidas por los planetas y las aún más lejanas estrellas. Es simplemente un error imaginar que las fuerzas ejercidas por las estrellas y los planetas en el momento del nacimiento pueden, de alguna forma, determinar nuestro futuro. Tampoco es verdad que la posición de los objetos celestes haga que ciertos días o periodos de tiempo sean más favorables para emprender algún tipo de actividad, o que el signo bajo el que uno ha nacido determine la compatibilidad en su relación con otras personas.

¿Por qué cree la gente en la astrología? En esta época de incertidumbre es muy reconfortante tener quien dirija la toma de las propias decisiones; por ejemplo, creer en un destino predeterminado por fuerzas astrales más allá de cualquier control. Sin embargo, somos los que debemos enfrentarnos al mundo y darnos cuenta de que nuestro futuro depende de nosotros mismos, y no de las estrellas.

Imaginábamos, en estos tiempos de difusión de la educación y la cultura, que sería innecesario desenmascarar creencias basadas en la magia y la superstición. Pero la aceptación de la astrología es cada vez mayor en la sociedad. Estamos especialmente inquietos por la proliferación de cartas astrales, predicciones y horóscopos en los medios de comunicación, tanto visuales como escritos. Esto sólo puede contribuir al crecimiento del irracionalismo y el oscurantismo. Creemos llegado el momento de rechazar vigorosamente las afirmaciones pretenciosas de los astrólogos charlatanes.

Quienes continúan teniendo fe en la astrología lo hacen a pesar de que no hay ninguna base científica para sus creencias, y sí una fuerte evidencia de lo contrario. 
 

 

tener

leer

Una idea de Galerama desarrollada junto a Con Amor