hacer

oÍr

ver

#PAPA#QUÍMICA

#MARTE

Odisea en el espacio

Para la edición de revista Galera #88, titulada "Más allá" y dedicada al espacio y a todo lo trascendente (astronomía pero también astrología, digamos), contactamos a Anousheh Ansari, la primera mujer que viajó al espacio en un vuelo privado, quien nos contó de sus travesías galácticas: desde sus comienzos en Irán, hasta los proyectos en los que trabaja hoy en día, razón por la que visitó Argentina en 2016.

Tamaño del texto a a a escala de grises
 

Odisea en el espacio



Desde que era una pequeña creciendo en Irán sentí una pasión irrefrenable por el espacio. Recuerdo quedarme en mi balcón mirando las estrellas. Me resultaban atrapantes los misterios del universo, qué había ahí afuera y cómo podía alcanzarlo. Desde el principio supe que tenía que trabajar durísimo para llegar al espacio, pero siempre estuve preparada para el desafío.

Tras completar mis estudios de ingeniería en electrónica y sistemas, trabajé algunos años en la industria de la telecomunicación y, más tarde, arranqué mi propia compañía junto a mi esposo a la dedicamos muchos años de nuestra vida. Vender esta empresa nos permitió fundar el primer xPrize, una competencia entre equipos de distintas partes del mundo que debían construir una nave espacial reusable capaz de transportar a tres personas a 100 kilómetros sobre la superficie terrestre.

Mojave Aerospace Ventures demostró que podía logarse y, en seguida, me pidieron que fuera la suplente de Daisuke Enomoto, un explorador espacial japonés que estaba en duda si podía viajar. Ahí fue cuando arranqué una preparación de seis meses para la misión que saldría de Star City, Rusia. En agosto de 2006, unas pocas semanas antes del vuelo, Daisuke fue descalificado por los médicos y me sumé al equipo principal de Soyuz TMA-9 como su reemplazo.

Debo admitir que esperaba estar muy nerviosa el día del vuelo pero, cuando llegó el momento, me sorprendió mi estado de ánimo: estaba realmente muy feliz por realizar mi sueño de la niñez. Además, ver la Tierra desde la Estación Espacial cambió mi percepción del planeta y me despertó un afán protector por este increíble lugar que debemos cuidar.

Por eso, hoy me dedico a colaborar con diferentes organizaciones por todo el mundo. Actualmente estoy trabajando en múltiples proyectos: con mi familia manejamos Prodea Systems Inc., nuestra propia empresa tecnológica. También colaboro en un programa educativo para despertar el interés de los jóvenes por estudiar carreras relacionadas con la matemática y ciencia –especialmente a la mujeres– y renovar su curiosidad por el espacio. Por último, trabajo con organizaciones filatrópicas, Ashoka, PARSA y, por supuesto, Umewin.

En Umewin soy miembro de la board además de inversora. En esta organización ayudo a desarrollar oportunidades para expandir el proyecto a nivel mundial ya que es una gran herramienta para que todos podamos mejorar el mundo de manera colectiva. La plataforma de Umewin nos da la chance de apoyar las causas que nos interesan, además de ofrecernos beneficios especiales de las mejores marcas. A su vez, permite que las marcas se conecten con sus clientes mientras promueven acciones de responsabilidad social. Básicamente, es una plataforma diseñada para que todos ganen: usuarios, anunciantes y el planeta.

Mientras tanto, continúo persiguiendo mi propósito de vida: explorar el universo. Es fundamental apoyar la investigación espacial porque nos permitirá resolver muchos de los problemas terrestres con la micro gravedad que, a su vez, nos ayudará a asegurar la longevidad de la raza humana. Sumado a esto, todas las ciencias pueden ser aplicadas al espacio, desde la bilogía hasta los nuevos estudios en motores, materiales y combustibles. ¡Y todavía queda tanto por descubrir!
 

Anousheh Ansari. Ilustración de Hugo Horita.





 

tener

leer

Una idea de Galerama desarrollada junto a Con Amor