hacer

oÍr

ver

#LUTHIER#OCÉANO

#RILKE

las elegías del poeta

Su lectura no es obligatoria, pero puede cambiarte la vida. Rilke es un poetazo y sus Elegías de Duino son una obra alucinada y alucinante. El título viene del castillo de Duino, de la princesa Marie von Thurn und Taxis-Hohenlohe, mecenas del autor.  

Tamaño del texto a a a escala de grises
Fue durante una estancia en ese lugar, entre octubre de 1911 y mayo de 1912, cuando el poeta empezó a escribir las primeras dos elegías, así como fragmentos de la tercera, sexta, novena y décima, en una época en la que estaba en plena crisis, personal y artística, y consideraba frente a su amiga Lou Andreas-Salomé, discípula de Sigmund Freud, la posibilidad de someterse a un tratamiento psicoanalítico.

Es entonces cuando, durante un paseo a lo largo de los arrecifes de Duino, un verso interrumpe de pronto en su mente “¿Quién, si yo gritase, me oiría desde los coros celestiales?”, palabras que de inmediato anotó con la convicción de que serían el comienzo de algo decisivo para su escritura y para su vida. El resto de las elegías se fueron escribiendo en sus viajes entre Munich, París, Muzot y Ronda.






 

tener

leer

Una idea de Galerama desarrollada junto a Con Amor